jueves, 2 de marzo de 2017

LA COCINA SANA de LORRAINE PASCALE

¡Buenos días! Lo sé, lo sé. Os tengo muy abandonados, pero es por una buena causa. Hasta que no acabe marzo estaré un poco alejada del blog, pero volveré con espíritu renovada. Intentaré hacer alguna entrada o entrevista, ya lo iréis viendo, para que la espero no se os haga tan lenta.
Hoy vengo con algo muy especial, ¡mi primera reseña sobre un libro de cocina! Gracias a la editorial Grijalbo ilustrados he podido disfrutar, y nunca mejor dicho, de este maravilloso libro que nos enseña con más de 100 recetas a como disfrutar comiendo sano. ¿Os animáis?

SINOPSIS

«La esencia de este libro es la comida sabrosa, la cocina de siempre. Platos deliciosos que se puedan disfrutar en familia pero que, además, sean saludables. Sí, la buena noticia es esta: son tus recetas favoritas, las que tanto te gustan, pero con pequeños cambios en el método de cocción o los ingredientes, para que te ayuden a cuidar tu salud.»
 
Lorraine Pascale

En su nuevo libro, Lorraine Pascale nos presenta 100 nuevas recetas fáciles, adaptadas a un ritmo de vida intenso y, sobre todo, pensadas para cuidarte. Desde una superensalada verde para una comida ligera a mediodía, hasta unos filetes de salmón a la plancha con ensalada de lentejas y hierbas aromáticas para una cena rápida, o unos bocados de pizza sin gluten para compartir con amigos. Lorraine Pascale sigue dispuesta a enseñarnos sus mejores trucos y recetas para disfrutar de una comida sana.




RESEÑA

La primera parte es la introducción: ‘comer bien es fácil’. Aquí nos explica un poco de su vida, su gusto por el fitness y la salud y como empezó a compaginarlo con su trabajo y el cocinar. Mi parte fundamental es cuando habla de los alimentos SIRT que son unas sustancias químicas que potencian enzimas muy beneficiosas para el organismo (activadores de la sirtuina). Después de esta introducción tan interesante, nos encontramos las recetas divididas en 8 secciones.

La primera sección es ‘un buen comienzo del día’ en las que nos deleita con unos desayunos fabulosos, cargados de nutrientes y sabor, tales como “muffins de avena con arándanos y canela” (deliciosos) y “tarrinas de yogur con moras, arándanos y jengibre” (se nota que me gustan los arándanos, ¿no?).

Seguimos con la categoría ‘almuerzos ligeros’ que, como su nombre indica, son los típicos almuerzos para el día a día, más suaves y fáciles de hacer, pero no por ellos menos deliciosos. Un claro ejemplo que no puedo dejar de recomendaros es “pollo bang bang de Sichuan con salsa picante de cacahuetes”. 

Continuamos con ‘cenas entre semana’, con recetas fáciles, para todos los días, llenos de gustillo y vitaminas. No dejéis de probar “pollo a la cazadora con setas de calabaza, laurel y alubias pintas” y “pastel de pescado de boniato con bacalao, salmón y eneldo”

La siguiente categoría es ‘brunches deliciosos’, ideales para cuando te levantas tarde y no sabes si desayunar o comer. Me han enamorado el “bloody mary virgen con cúrcuma y pimentón” (soy una enamorada de este coctel con alcohol, probar este sin) y “panqueques de proteínas con canela” (me chifla todo lo que sea parecido a una crepe). 

Proseguimos con ‘cocinar para los amigos’, una sección que no podía faltar para cuando tenemos amigos en casa y queremos quedar como auténticos chefs. Tengo que probar “tarta tatin de cebolla roja asada con vinagre balsámico y estragón” y “pollo con piña y jengibre, acompañado de arroz al coco” (fascinante…)

‘Noches de <<peli y mantita>>’ una sección que no me esperaba y que me ha cautivado, por la originalidad de las recetas y lo sanas que son encima. Una de mis favoritas es “palomitas caseras con cebollino y parmesano”, sin aditivos ni conservantes y con un gusto espectacular de cebollino, y “palomitas de pollo crujiente al horno con salsa de creme fraiche y cebollino” (el cebollino que no falte, como los arándanos).

Y como este libro es de nuestra querida Lorraine, no podía faltar su sección de ‘asados de domingo’ para aquellos días que tenemos más tiempo y queremos darnos un capricho. Espectacular los “mini-wellingtons de castañas, manzana y espinacas” y “pollo asado con cuarenta dientes de ajo, romero y tomillo”.

Y por último nos encontramos ‘dulces finales’, categoría con un montón de recetas para todos los gustos, incluyendo algunas para intolerantes a la lactosa y veganos. No dejéis de probar “brownies de chocolate” y “tarta vegana de zanahoria con cobertura de anacardos, nueces y naranja”
Cada una de las secciones es mejor que la anterior. Hay que reconocer varios puntos que he visto y que me han hecho enamorarme de este libro.

Me ha gustado mucho que usa ingredientes que están al alcance de todos (es verdad, no los tenemos en la despensa porque no son los habituales, pero en cualquier supermercado de España creo que son fáciles de encontrar salvo alguno en concreto), pero diferentes y que le aportan una gran cantidad de matices a las recetas.

Usa un vocabulario muy sencillo y las recetas son cómodas de seguir. Tengo que reconocer que soy una cocinera que ha aprendido mucho a lo largo de estos años cocinando por lo que no me han resultado dificultosas. Espero que para el resto no lo sean. 

Las recetas vienen divididas lo que es el cuerpo de la receta con el aliño y otros extras. Eso facilita por si quieres hacer la salsa aparte o no te gusta y no quieres ponerla, o incluso si quieres combinar varias recetas para hacer la tuya propia.

Otro detalle que me encanta es que es capaz de usar sustitutos de ingredientes que no soy muy propensa a poner en exceso en mis recetas, como el azúcar. Un ejemplo es usar dátiles, una manera más sana de endulzar las comidas.

Me ha faltado que pusiera las calorías que tiene cada receta, detalle que he visto en otros libros. Complemento que tampoco me parece fundamental pero que me hubiera gustado encontrar.

En resumen, una delicia de libro para aprender a cuidarse sin renunciar al sabor. Con un montón de platos, smoothies, tentempiés, etc.

Recomendado para todos aquellos que les guste arriesgarse en la cocina, amantes de la comida no tradicional y que quieran experimentar platos sanos pero suculentos.

Y vosotros, ¿qué opináis?