sábado, 10 de diciembre de 2016

EL MISTERIO DE LAS CABRAS Y LAS OVEJAS de JOANNA CANNON


Buenos días, mis muy queridos lectores. Hoy vengo con una nueva reseña, una reseña de una obra de misterio, “El misterio de las cabras y las ovejas” de Joanna Cannon.

SINOPSIS

En parte novela de misterio, en parte novela de paso al mundo adulto, este ha sido el debut más elogiado y destacado de 2016 en Gran Bretaña.

Verano de 1976. La señora Creasy se ha esfumado sin dejar rastro. Su marido, perplejo y desesperado, revuelve sus cosas tratando de encontrar alguna pista, mientras los vecinos echan la culpa a la ola de calor de haber alterado a esa mujer afable y generosa, aunque propensa a sonsacar los pecadillos a los demás.

Cuando la policía la declara oficialmente desaparecida e inicia la investigación en La Avenida, la pequeña Grace, de diez años, decide aportar su grano de arena y emprende sus propias pesquisas con la ayuda incondicional de su mejor amiga Tilly.

Juntas van de casa en casa interrogando subrepticiamente a los residentes. Pero a medida que las puertas y las bocas van abriéndose, esa avenida empieza a revelar sus más oscuros secretos y pronto las detectives aficionadas descubrirán más de lo que habrían sospechado.



RESEÑA   

Es un libro que, solo con leer la sinopsis, ya captó mi atención. Siempre he tenido una predilección especial por las obras ambientadas en la Inglaterra de los años 70, no me preguntéis por qué pero así es, y sobre todo si son como la serie “se ha escrito un crimen”, con su viejecita investigando un crimen. Pero nada más alejado de la realidad.

Este es un libro cuyas protagonistas son dos dulces y encantadoras niñas de 10 años:

Grace, atrevida y aventurera. Es una chiquilla con mucha personalidad, pero cuyos miedos internos se van desvelando a lo largo del libro. Segura de sí misma y mandona, decide que este verano lo van a dedicar a buscar a Dios.

A su lado, su inseparable amiga Tilly, modosita y calmada, pero que acompañará a Grace hasta donde haga falta para lograr su objetivo. A mí me encantó este personaje desde el principio, es tan dulce y fiel que no puedes evitar abrazarla cual peluche de oso panda.

Nuestra historia se ambienta en el verano de 1976, en el cual una de las vecinas de la urbanización de Grace y Tilly, la señora Creasy, ha desaparecido sin dejar rastro. Todo el barrio se pone a buscarla y nuestras intrépidas protagonistas deciden que es el momento adecuado para encontrar a Dios y, de paso, intentar saber que ocurrió con su enigmática residente.

La historia se supone que es un misterio que poco a poco se va desvelando. A lo largo de las 400 páginas que tiene el libro, todos los habitantes de la urbanización van exteriorizando todos sus secretos y temores, que no tienen por qué ser los esperados por el lector. El ritmo muchas veces es demasiado lento y en algunas ocasiones se pierde de lo que realmente importa, que es el caso de la señora Creasy, por lo que en ciertos momentos me ha costado no dejarlo. Eso sí, la narrativa es muy buena y el punto de vista de las dos niñas, con esa frescura e inocencia que caracteriza a las crías de esa edad, es majestuoso. Disfruté muchísimo con esa cuidada descriptiva y el buen desarrollo de los temores de todos los personajes. Pero lo realmente bueno fueron las últimas 100 páginas y donde realmente se desentraña todo, me las leí de un tirón.

Recomendado para los fans de las buenas narraciones a los que no les importe que una historia sea muy lenta para llegar a un curioso y nada esperado desenlace.